The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Formación empresarial para seguir impulsando sueños

Un joven que lidera con éxito una empresa de cacao en Tumaco, una líder que trabaja para que las mujeres de su pueblo tengan mejores condiciones de vida, y una mujer que encontró en una asociación de cacao una opción para superarse. Tres historias de tres líderes que han encontrado la oportunidad para seguir formándose.

Por Rafael Alonso Mayo / Fotos: Fabián Gaviria      

Desde finales de enero un grupo de 118 líderes que representan a 19 organizaciones de varios municipios de Antioquia, Córdoba y Nariño, visitan frecuentemente Medellín para mejorar sus capacidades empresariales y promover mejores condiciones para darle sostenibilidad a sus organizaciones. Son 118 historias de vida, 118 sueños, 118 personas que no tienen otro objetivo que seguir formando sus capacidades para continuar dando impulso a sus empresas y seguir cumpliendo los sueños de cientos de personas que dependen de ellos.

Son líderes de poblaciones vulnerables, poblados donde las oportunidades escasean y el conflicto armado ha dejado profundas secuelas. Son jóvenes, mujeres y líderes, quienes pese a las realidades complejas de sus territorios no se han dejado vencer y buscan oportunidades, porque saben que la vida se trata de eso, de buscar alternativas donde parece que solo abundan las dificultades y el abandono.

Allí está Hernes Klinger, un joven de 32 años, oriundo de la vereda Dos Quebradas, de Tumaco, tomando atenta nota de lo que dicen los maestros que lo acompañarán durante los meses que durará este proceso. Hernes es ingeniero agroindustrial y actualmente oficia como gerente de Chocolate Tumaco, una asociación dedicada a la comercialización de cacao en esa región del Pacífico colombiano. Hernes permanece callado, algo tímido, mientras escucha a sus compañeros hablar con admiración del éxito de su empresa en la comercialización de cacao.

No son gratuitas las palabras de elogio hacia su trabajo. Con apenas tres años de existencia, Chocolate Tumaco ha logrado exportar cerca de 220 toneladas a España, Bélgica y Holanda y comercializa el 50 por ciento del cacao de Tumaco. Después confesará que le hubiese gustado que sus compañeros escucharan los elogios que le han expresado sus compañeros de formación. “Aquí dicen que Chocolate Tumaco es una de las empresas de cacao más importantes de Colombia y yo pienso: mi equipo a veces no sabe eso, uno atrás se mira pequeño. Pero hay que creer que uno es grande y que puede hacer las cosas bien”.

Y es que gracias a la existencia de Chocolate Tumaco, en este municipio el negocio del cacao ha dejado de estar en manos de los intermediarios, quienes durante años manejaron los precios a su antojo. “La gente se ha sentido contenta, porque los productores decían que antes había mucho monopolio y ahora ya saben que si el cacao sube, nosotros lo subimos, si baja, lo bajamos”, cuenta Hernes.

Además, sostiene, este proyecto ha mejorado la vida de muchas familias en este municipio nariñense de tradición agrícola, donde el 80 o el 90 por ciento de las familias se dedican a cultivar cacao. “A Chocolate Tumaco llegan productores con muchas necesidades y uno le da respuestas o los medios para que accedan a posibilidades; no se les regala nada pero se les da las oportunidades”, dice.

Ese trabajo responsable del que habla con cierto pudor Hernes, es el que le ha permitido hacer parte de este proceso de formación, el cual ha sido posible gracias a un convenio establecido meses atrás entre el Programa Colombia Responde e Interactuar, una corporación que desde hace 32 años decidió apostarle al trabajo con población vulnerable que tradicionalmente ha tenido poco acceso a la banca formal.

“Interactuar es un amigo, una organización con presencia en varias regiones del país, impulsando los emprendimientos, luchando por los sueños de la gente”, dice a los asistentes José Félix Montoya, director de Colombia Responde durante la apertura de este proceso,  la mañana del martes 24 de enero. José Félix no duda en catalogar el inicio de este proyecto como “una gran fiesta”, mientras la gente aplaude emocionada. “La Paz Silenciosa tiene un elemento que es construir relaciones – continúa – y este evento representa un relacionamiento directo entre Interactuar y las organizaciones, quienes tienen emprendimientos, negocios y se pueden compenetrar muy bien”.

Este proceso de formación tiene un costo de 651 millones de pesos, que son aportados por el Programa Colombia Responde e Interactuar. Gracias a esta alianza se benefician 19 organizaciones de Caucasia, Anorí, Ituango, Briceño, Valdivia, Dabeiba, Remedios, Cáceres, El Bagre (Antioquia), Tierralta, Crucitos, Valencia, Montelíbano (Córdoba) y Tumaco (Nariño).

interactuar 3