The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Se cumplen 15 años de la erradicación voluntaria del primer cultivo de coca en el Sur de Bolívar

 

El cacao aparecía como una oportunidad en el Sur de Bolivar y en otras regiones del país. Hoy bosques de chocolate están plantados donde antes hubo coca.

Por José Félix Montoya

Hoy, hace 15 años en el corregimiento San Isidro, en las montañas de la Serranía de San Lucas, se realizó la primera erradicación voluntaria de un cultivo de coca en el Sur de Bolivar. Aquella jornada emblemática abrió el camino para cimentar la filosofía de la Paz Silenciosa.

En aquella jornada de erradicación no hubo policía ni ejército, ninguna institución pública asistió. Los campesinos no cercaron a los erradicadores.

Las unicas armas fueron los picos, los barretones, las barras para arrancar del suelo y del corazón una planta que, estando en la naturaleza para el bien de algunos, ha sido utilizada para el mal.

Con una olla de sancocho y otra con guarapo se celebró aquella heroica jornada. Sin medios de comunicación, sin televisión ni periodicos, sin redes sociales. Solo el silencio de las montañas presenció la faena de campesinos y técnicos.

El comandante Iván y sus jefes de cuadrilla, “el Mechas” y “el Mocho”, del Frente 36 de las FARC, con su campamento cercano, recibían una demostración de autodeterminación de la comunidad campesina.

Y allá abajo de la montaña, en las vegas del Río Boque, en los campamentos del Bloque Central Bolívar de las AUC, amo y señor del negocio de la base de coca, empezarían a ver cómo varios grupos de campesinos en menos de cuatro meses erradicarían 800 hectáreas de coca.

El cacao aparecía como una oportunidad en el Sur de Bolivar y en otras regiones del país. Hoy bosques de chocolate están plantados donde antes hubo coca.

Gracias a aquellos héroes de aquel 2 de marzo de 2003, que con solo el amor de patria y soñando con un mejor futuro para este país, en silencio enfrentaron a enemigos tan grandes como las FARC, los paramilitares y, sobre todo, la desconfianza de campesinos desplazados por la violencia años atras.